RSS Feed

Atenas siempre en el Museo Británico: los mármoles del Partenón

Posted by María García Esperón



En los primeros días de enero 2017 pude mirar de cerca los mármoles del Partenón en el Museo Británico y evocar la grandeza de Atenas en una incomparable experiencia estética. Fe en el hombre y sus realizaciones y la convicción de forjar una humanidad nueva a la altura de sus más nobles orígenes. Esto lo pienso no solamente por la cultura occidental sino por los civilizaciones americanas. Ante el mármol eterno, una vez más, manifiesto mi intención de transmitir a los niños y jóvenes el amor por los altos ideales y las mejores realizaciones de la cultura universal.























Atenas siempre en el Museo Británico: Pericles

Posted by María García Esperón



Thalassa: un plan lector a la altura de los héroes

Posted by María García Esperón




Porque nosotros sabemos
El Disco de Troya


Thalassa: Un plan lector a la altura de los héroes es el que tengo el gusto de poner en sus manos a través de este catálogo que reúne mis libros publicados en diversas editoriales de Hispanoamérica. La palabra Thalassa significa mar en griego y evoca el océano que puede ser la literatura, su inagotabilidad y sus olas siempre renovadas.

Desde 2004 que di inicio a mi camino de escritora de literatura infantil y juvenil, estos títulos han tenido una gran aceptación entre los jóvenes de México, Argentina, Colombia, Cuba, Chile, Perú, Ecuador, Costa Rica y España.

A través de la lectura de estas obras, los jóvenes adquieren el entusiasmo y el gusto por visitar de propio impulso las grandes obras clásicas que fundaron la literatura occidental –La Ilíada, la Odisea, la Eneida-, de investigar periodos fascinantes de la historia de Egipto y de Mesoamérica. Asimismo, se interesan por emprender investigaciones en torno a los momentos más altos de la cultura occidental para extraer de ellas elementos importantes para construir su propia visión del mundo y enfrentar con una actitud crítica y propositiva el complejo panorama de nuestra civilización contemporánea.

Les invito a sumergirse en estos libros, a convertirse en compañeros y amigos de Alejandro Magno y Julio César, de Cleopatra y Octavio Augusto, de Moctezuma y Eneas, de la niña azteca Copo de Algodón y de la apasionada reina Dido de Cartago. De ver nacer el Partenón desde los ojos de Pericles, dibujarse los misterios de la Capilla Sixtina por las manos de Miguel Ángel, de cabalgar a lomos de la sabia tortuga de Charles Darwin y de excavar la sospecha de Troya al lado de Heinrich Schliemann.

Es momento de volver a escuchar las voces de la Historia y la Poesía, de envolverse en la fascinación de la Leyenda y de vibrar con las emociones de la Épica. Es momento, hoy y desde el mismo salón de clases, de estar todos a la altura de los héroes.

Reciban un afectuoso abrazo de su amiga

María García Esperón

Atenas siempre, más vendido en Librería Panamericana

Posted by María García Esperón



Atenas siempre

Atenas siempre: olivo y eternidad, por Anabel Sáiz Ripoll

Posted by María García Esperón Etiquetas:


Fuente: Voces de las dos orillas


Atenas siempre,
María García Esperón. Ilustraciones: Rocío Parra,
Enlace Editorial, 2015. (Tren Dorado. Quinta estación

“Atenas siempre” es una novela compuesta por infinidad de teselas que condesan, de forma prácticamente épica, el significado y la trascendencia de la cultura griega, simbolizada en Atenas. En Atenas está todo, la palabra, la convivencia, el despertar del ser humano, las raíces, el mito, las luces y las sombras. María García Esperón contempla, sorprendida, emocionada, alborozada, incluso, la creación de un nuevo mundo de la mano de Pericles y rinde tributo a esa época, sin olvidar mencionar algunos de los episodios bélicos más importantes que estuvieron a punto de hacer sucumbir nuestra propia manera de ser, como la batalla de Salamina y que, a la vez, le dieron sentido .
Esparta, Atenas, Persia y sus líderes y sus hombres y su pensamiento. Todo late y revive en “Atenas para siempre”. Y no es la autora quien nos lo cuenta, sino una joven hetaira de Mileto, Aspasia, quien ha sido educada de forma esmerada y se dedica, con vehemencia y pasión, a recrear algunos pasajes de la historia griega que ella no vivió, pero que siente como suyos. Es Aspasia una logógrafa o historiadora que sueña, algún día con ir Atenas. Ella nos cuenta una doble historia, la suya personal y la de las gestas que tanto admira, aunque de ellas extrae siempre el elemento humano, las dudas, las tribulaciones, las emociones y los sentimientos porque Aspasia no se quiere quedar en la superficie sino que busca entender el alma humana, el porqué de las guerras, el porqué de las renuncias y el sentido que tiene todo eso para ella y para la humanidad.
Aspasia llega a Atenas y se establece allí. Su fama la precede y entra en contacto con los grandes nombres del momento como Sófocles. El propio Pericles la invita a su casa y Aspasia destaca como gran conversadora, como mujer entendida y capaz. Tanto es así que Pericles, maduro y sin amor, se rinde a la hetaira y le propone enlazar sus vidas. Aspasia es esa gota luminosa, tal y como la recrea la ilustradora en la portada, que reivindica el papel de la mujer en la Antigüedad Clásica. Y esa es la historia. La de una joven, la de un gran estratega y la de un mundo, el ateniense, que se estaba fraguando y asentando con Pericles.
La novela es un canto al amor, a la amistad, a las diferencias y a la entraña última del hombre, allí donde vive la soledad, donde habitan los fantasmas y también las glorias y las grandes gestas. El valor y la derrota, la superación de las dificultades, la lucha por los propios ideales habitan en “Atenas siempre”. Un mundo de hombres que parecían dioses y de dioses que semejaban hombres es el que vemos en la novela.
Cabe destacar la exhaustiva documentación de la autora y la capacidad de manejar emociones y sentimientos y acercarlos, nuevos y reales, a nuestros días, a nuestra época. En nombre de Hera y Niké, en nombre del fuego sagrado surgió nuestra cultura y nuestras raíces. Surgió Occidente y, de allí, se expandió al Nuevo Mundo. Y  ha sido una escritora mexicana, de raíces, aztecas, quien nos lo está recordando. La evocación, la contemplación justa y sin distancias, porque María García Esperón, no juzga, no interviene, deja libertad a sus personajes, permite que el lector entre, despacio, con cierto miedo al principio y con fervor, al final, en el mundo de Aspasia. Solo ella, joven y sagaz, enamorada y culta, puede entender que “El hombre no es más que el acantilado donde chocan las olas del destino”. 
No es gratuito que sea una mujer quien entienda la historia y sepa aunar guerras con amores. Gracias a esta especial visión entendemos que Atenas, mira por dónde, tiene alma femenina.
En “Atenas siempre” acaban triunfando, cómo no, las palabras: “Las palabras que pueden ganar una batalla, elevar a un hombre a la condición de héroe, arrancar del pueblo sacrificios increíbles, levantar una ciudad dorada desde el lodo”.

Otra mirada a los clásicos en el Gimnasio Moderno de Bogotá, el 10 de marzo de 2016

Posted by María García Esperón


Partenón

Posted by María García Esperón